Nuevas tendencias en el reciclaje

Cada vez son más las personas que no conciben dejar de reciclar casi cualquier cosa que utilizan en casa para darle una segunda o tercera vida. La sociedad está más implicada en cuidar el planeta y eso se nota a la hora de organizar los desperdicios que pueden ser reciclados. Hasta hace muy pocos años sólo contemplábamos acumular folios y papeles usados en una caja de cartón para llevarlos a un contenedor azul oscuro, pero ahora todo ha cambiado. Al papel, cartón y vidrio se le ha sumado con mucha fuerza el plástico y otros materiales que citamos a continuación.

 

Un tratamiento diferente

La principal diferencia la encontramos en la manera de separar los residuos. Antes todo se acumulaba en grandes grupos y no había que separarlos, pero ahora esto ha cambiado. Cada vez son más los residuos que tienen sus canales propios de reciclaje y, por lo tanto, se les da un trato distinto. Actualmente disponemos de contenedores para reciclar envases de plástico, briks, latas, envases de papel y cartón, vidrio, pilas y baterías y, como no, los famosos “puntos limpios”, en los que podemos depositar electrodomésticos, aparatos electrónicos, bombillas, aceites usados…

 

Cada país, un modelo

En la Unión Europea hay diferencias en cuanto a los modelos de recogida y en algunos de ellos han sido pioneros en incorporar elementos como los cubos de basura de reciclaje y las papeleras de este estilo en el hogar. Algunas de estas costumbres ya las hemos adquirido y se dejan ver en muchos hogares españoles, pero aún tenemos algunas diferencias. Algunos de estos países distinguen, por ejemplo, a la hora de reciclar el vidrio, y lo dividen según su composición, es decir dependiendo de si tienen un color verde, marrón y blanco. Desde la Unión Europea se pretenden unificar estos procedimientos y hacer una política común de eficiencia y aprovechamiento de recursos.

 

La tecnología, un aliado en las nuevas tendencias

Sin ninguna duda, las nuevas tecnologías nos facilitan mucho algunos trabajos y cada vez son más los que los incorporan sus procesos para acelerarlos y mejorarlos. En el caso del reciclaje no son menos. Algunos robots son capaces de clasificar materiales como la madera, el metal y la piedra mediante sensores infrarrojos y escáneres 3D. Lo hace entre miles de kilos de distintos materiales y posibilita así que, muchos residuos que ya no podían tener una segunda vida tengan ahora una oportunidad.

Pero estas nuevas tecnologías no sólo consisten en máquinas o robots que gestionan mejor la división de los materiales de los residuos. También significa que esta tecnología facilitará el reciclaje y ayudará a optimizarlo. Por ejemplo, desde la Unión Europea se requiere que todos los envases de plástico sean reciclables en 2030. Esto requiere plásticos más inteligentes y fáciles de reciclar que simplifiquen el proceso y sean más eficientes.

También existen plataformas integrales que permiten un seguimiento de los camiones y contenedores para conocer mejor la cadena de gestión de residuos y poder colaborar en la mejora y tratamiento de estos.

Está claro que, conforme pasan los años, todos estamos más concienciados y las tecnologías nos facilitan esa tarea. Nuestros hogares empiezan a tener más de una papelera y dan paso a cubos de reciclaje para que esa tarea se un problema de todos y mantenga involucrada a toda la familia.

Todos los posts en tu buzón...

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *