¿Qué tener en cuenta para elegir una vajilla?

Es complicado elegir la vajilla perfecta para cada ocasión. En algunos hogares ya es costumbre elegir una concreta en una gran superficie que sirva para cualquier momento y utilizarla para el día a día y para ocasiones especiales. Pero para aquellos que quieran ir más allá y no sepan por dónde empezar es importante que sepan que pueden conseguirlo con unos sencillos consejos y que les ayudará a quedar genial con las visitas puntuales o habituales y a variar la rutina del día a día e innovar un poco en sus mesas. Ahí van unos consejos.

 

¿Qué debemos tener en cuenta?

Antes de entrar en algunos aspectos que dependen de los gustos personales y estéticos de cada uno, es importante saber qué va a influir en el tipo de vajilla que compremos.

Lo primero que debemos tener en cuenta es el material del que está hecho. Es importante que sea de resistencia térmica y mecánica para que pueda hacer frente a altas temperaturas o a golpes que puedan dañarla. Esto depende mucho de las ocasiones en las que vayamos a utilizarla y con qué frecuencia.

Otro aspecto a valorar es que sea práctica si la vamos a utilizar frecuentemente. Algunos platos se utilizan 2 o 3 veces a la semana si van al lavavajillas después de cada uso o más veces si se lava a mano tras su uso. Las vajillas elaboradas con materiales porosos son más complicadas de limpiar y las manchas se adhieren con mayor facilidad al fondo. Algo que resulta incómodo si van a servir como uso diario.

 

Color y diseño

Vamos a entrar en los gustos y preferencias de cada persona o familia a la hora de elegir la vajilla. A muchos les importa más bien poco este aspecto, pero vamos a ayudar a aquellos a los que sí les preocupa.

Todo esto va a depender de los usos que le demos. Si sólo vamos a utilizar un tipo de vajilla en casa es mejor que no arriesguemos en exceso y nos decantemos más por un estilo clásico y con un material resistente al lavado.

Si nos gusta innovar y arriesgar y queremos salir de la rutina de una sola vajilla podemos optar por diseños más vanguardistas y colores atrevidos que podamos usar cuando vengan visitas o en ocasiones especiales para darle un toque distinto a nuestra comida o cena.

Ten en cuenta también que necesitarás organizar y meter en algún sitio todas las vajillas y para eso necesitamos espacio y armarios y cajones en los que quepan nuestros platos (los más extravagantes y los más comunes).

 

¿Y los niños?

Pues si no quieres tener “el corazón en un puño” durante los años de mayor descoordinación de tus hijos es importante tener a mano una vajilla especial para ellos.

Hoy en día existen vajillas de plástico resistentes al calor que permiten calentar los platos en el microondas y así evitarás tener que recoger los pedazos de algunos platos del suelo. Algunos de ellos se dividen en zonas o compartimentos, de manera que se pueden poner varias raciones de diferentes alimentos en la misma bandeja o plato.

 

Algunas ideas…

Si no sabes muy bien cómo sorprender a tus invitados o cómo salir de la habitual vajilla lisa de un color comprada en una gran superficie te proponemos alguna idea.

Combinar algunos platos vintage funciona muy bien y, aunque hace 30 años igual era más habitual, ahora sorprende y mucho. Pueden ser de modelos diferentes e ir acompañados de copas antiguas de colores a las que estamos poco acostumbrados, pero que no dejarán indiferentes a tus invitados.

Esta misma idea puede servir con platos más modernos o incluso lisos. Si nos aburre nuestra vajilla podemos comprar una de modelo idéntico, pero de otro color para combinarla. Incluso, si es otro modelo, pero combina bien es una opción que puede dar un buen resultado.

Hoy en día podemos encontrar todo tipo de vajillas a través de internet con modelos que nos dejarán boquiabiertos y que, en función de nuestros gustos y también de nuestras ganas de innovar, no dejarán indiferente a nadie.

Todos los posts en tu buzón...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *